¿Por qué Scanshoots?

¿Por qué las sesiones de fotos son cruciales para el e-comercio?

En una tienda, el comprador puede tocar y probar el producto, pero éste no es el caso en una tienda virtual (uno de los principales frenos a la hora de comprar). En una web e-comercio no hay un vendedor para aconsejarle, la fotografía es por tanto esencial por ser la referencia visual del producto. Una fotografía de baja calidad puede hacerle perder hasta el 60% de las ventas. Además, para los internautas, un producto mal fotografiado es un producto de calidad deficiente. La decisión de la compra es constitutiva de la oferta pero también de la calidad del producto. De esta forma, la fotografía debe tranquilizar al internauta. Las imágenes de sus productos son por tanto su vitrina.

¿Cuáles son los criterios de una buena fotografía e-comercio?

Los consumidores necesitan una presentación precisa del producto. Los colores deben ser fieles a fin de apreciar mejor la calidad del producto y evitar toda devolución o litigio. Estos últimos dependen esencialmente de la calidad de la iluminación. En el estudio fotográfico, la luz debe ser difusa y suave a fin de evitar las sombras y reflejos indeseados.
Además, a fin de ser valoradas y más fácilmente reutilizables, las fotografías deben ser recortadas. Dicha etapa puede efectuarse gracias a herramientas informáticas tales como Photoshop®, sin embargo, el trabajo es largo y fastidioso: de diez minutos a una hora en función de la complejidad del producto. El recorte permite igualmente situar el artículo en otra situación, sin necesidad de fotografiarlo de nuevo. Finalmente, los profesionales necesitan imágenes en formatos y tamaños variables para poder utilizar sus clichés en diferentes soportes: books de colecciones, books de ventas, web internet o para uso interno. Estas necesidades les obligan a veces a fotografiar un único y mismo producto varias veces, lo cual supone una pérdida de tiempo considerable.

¿Qué soluciones tienen las empresas de hoy?

Fotografías tomadas en interno

La empresa dispone de una sala equipada dedicada al “shooting de productos”, (una iluminación adecuada, fondos de colores, cámaras fotográficas) con un fotógrafo contratado por la empresa o en freelance encargado de las sesiones fotográficas. Puede disponer igualmente de una caja de luz para realizar sus packshots simulando un recorte que en realidad no lo es. El objeto es simplemente fotografiado en un entorno blanco perfecto de tipo RVB 255 que necesita en cualquier caso un recorte manual.

Fotografías tomadas en externo

La empresa acude a un prestatario que fotografía los productos en su propio estudio fotográfico con su material (de media entre 15 y 30 € por producto). Esta solución es práctica pero costosa y a menudo poco reactiva.

¿Cuál es el interés de la solución única ScanShoots®?

Scanshoots® es una solución “todo en uno” que permite fotografiar sus productos y recortarlos automáticamente a fin de obtener sus imágenes directamente en archivos de tipo png, jpg, etc distribuibles sin retoque alguno y así hacer frente a las debilidades de las soluciones existentes.